11/5/14

Los Pactos de La Moncloa. Análisis

Los Pactos de la Moncloa


El Gobierno y los partidos políticos consideran que la superación de la crisis se verá facilitada al introducirse simultáneamente, con las medidas antes enunciadas, una serie de transformaciones de fondo en el sistema económico referentes a las siguientes áreas:
1. Reforma fiscal ya iniciada
2. Perfeccionamiento del control del gasto público
3. Creciente participación de la sociedad en las decisiones y en el funcionamiento de la Seguridad Social
4. Programa educativo con la creación del número de puestos escolares que sean necesarios para asegurar la plena escolarización.
5. Medidas dirigidas a impedir la especulación en materia de suelo urbano y urbanizable y conducentes a facilitar el acceso a la vivienda.
6. Transformación del marco actual de relaciones laborales por medio del desarrollo de la acción sindical y de un código de derechos y obligaciones de los trabajadores
7. Reforma del sistema financiero, con liberalización progresiva en lo que afecta al sector privado y con una democratización efectiva de las instituciones financieras públicas.
8. Modernización agraria, con revisión en las leyes de desarrollo agrario, arrendamientos rústicos y fomento del cooperativismo.
9. Estatuto de la empresa pública.

Presidencia del Gobierno. 9/10/1977



El documento es un fragmento de los Pactos de La Moncloa, firmados por el gobierno, la oposición y los restantes agentes sociales (patronal y sindicatos) en octubre de 1977, durante la presidencia de Adolfo Suárez, en la Transición. Dichos acuerdos tenían como objetivo enfrentarse a la crisis económica mundial de los 70.

Sobre la información que aporta el documento:
  • En primer lugar, encontramos quienes son los firmantes: gobierno y partidos políticos en la oposición.
  • El objetivo general, ya mencionado, es superar la crisis económica mediante una serie de medidas que transformen el sistema económico
  • Entre estas medidas, se citan expresamente la reforma fiscal y de la Seguridad Social, el control del gasto público y medidas sociales, como facilitar el acceso a la vivienda y a la educación.
  • En el campo de las reformas laborales, patronal y sindicatos pactaron la aprobación del Estatuto de los Trabajadores, concediendo a éstos cierto protagonismo en las negociaciones laborales.
  • También encontramos referencias a la liberalización de la banca y la “democratización” de las cajas de ahorros, que pasaron a estar controladas por los poderes públicos.
  • Aunque aparece una alusión a la intervención en el sector primario, ninguna reforma agraria llegó a hacerse en España. 
 
Mientras se llevaban a cabo las transformaciones políticas para instaurar un sistema democrático, la grave crisis económica de los 70, precisó de medidas concretas que se firmaron en los Pactos de la Moncloa, acuerdos entre el gobierno, la oposición, los sindicatos y la patronal para abordar los problemas de paro, inflación y pérdida  de inversiones.
En esas fechas, la situación económica era alarmante, con una inflación que superaba el 40%, muy por encima de la media europea, una balanza comercial negativa debido a la subida del precio del petróleo y el paro en aumento.  En este contexto, el sentido de Estado lleva a la unidad de actuación de todas las fuerzas políticas parlamentarias, temerosas de que la crisis económica frustre la naciente democracia. Las reuniones entre los sindicatos y el artífice de la política económica del gobierno como Ministro de Economía, Enrique Fuentes Quintana, permiten que aquellos acepten la moderación salarial y la flexibilidad laboral (contratación temporal, facilidades para el despido, etc.), mientras que con los partidos políticos se firman acuerdos de orden, sobre todo, político y jurídico, que serán ratificados por el Parlamento y que aceleraron el camino hacia la democracia (libertad de expresión, derechos de asociación y reunión, etc.) Se trataba de repartir entre todos los sectores sociales los costes de la crisis, con contrapartidas de política social (aumento de las plazas escolares, ampliación de la cobertura por desempleo, etc.)
Los acuerdos permitieron reducir a casi la mitad la inflación y mejorar los beneficios empresariales, reduciendo la conflictividad laboral, contener el crecimiento de los precios y mejorar las expectativas de exportación con la devaluación de la peseta. La mayor presión fiscal mejoró el déficit del Estado.
Este conjunto de medidas buscaban estabilizar al país, en plena Transición desde el franquismo a la democracia, proceso protagonizado por Adolfo Suárez con el apoyo del Rey  y el conjunto de la oposición. Los Pactos de la Moncloa se firmaban en octubre de 1977, mientras el proceso de reforma política estaba en curso, con la aprobación en diciembre de 1976 de la Ley para la Reforma Política, que liquidaba el franquismo.

 Se abordó también la organización territorial del Estado, con las preautonomías vasca y catalana en 1977 y dos años más tarde se aprobaban en el Parlamento los Estatutos de Autonomía de Cataluña y País Vasco. Paulatinamente, el resto de las comunidades accederían a su autogobierno en los primeros años 80. En diciembre de 1978, finalmente, se aprobaba la Constitución democrática.