16/1/09

Análisis de la caricatura: Se colocan reyes

caricatura, subasta de reys, La Flaca

La caricatura representa, se manera jocosa, la búsqueda de un nuevo monarca para España una vez derrocada Isabel II, a la vez que la familia real busca “trabajo” tras su forzoso “paro”.
Encontramos a Isabel II; su hijo, el príncipe Alfonso; al aspirante carlista, Carlos VII; y al duque de Montpensier, cuñado de Isabel II y aspirante a rey consorte, a quien se atribuía la financiación de la revolución con el objetivo de alcanzar el trono. Todos están leyendo con atención un cartel en el que puede leerse “se colocan reyes”. Tras el cartel, se encuentra la "embajada" de España en París, y el embajador, Olózaga, político progresista que participó activamente en la conspiración contra Isabel II. Una vez vacante el trono español a resultas de la Gloriosa Revolución, todos ellos han de buscar acomodo, a la vez que la nación emprende la búsqueda de un nuevo monarca que cumpla con los requisitos que se demandan en el momento, a saber: un monarca demócrata, católico y que contase con el beneplácito de las potencias europeas (los franceses no querían a un austriaco y los austriacos no querían a un francés), además de ser aceptado por el país.
La revolución nacida del Pacto de Ostende congragaba a opciones políticas tan dispares que decidieron reunirse entorno al único objetivo común: acabar con Isabel II, dejando para un segundo momento la decisión sobre la nueva forma de gobierno, decisión que recaerá en las Cortes constituyentes reunidas tras las elecciones de enero de 1869. En ellas, obtendrían la mayoría los progresistas, coaligados con los demócratas que aceptaban la monarquía, siempre que ésta fuese democrática, seguidos de los unionistas. Esta composición explica que la Constitución de 1969 optase por la monarquía. Mientras se buscaba un monarca, el líder de los unionistas, Serrano, sería nombrado regente, mientras que Prim, del partido progresista, presidió el gobierno. Tras una ardua búsqueda, se eligió a Amadeo de Saboya, hijo del Víctor Manuel II, monarca constitucional de la recién unificada Italia.
Pero la llegada de Amadeo a España coincidió con el asesinato de Prim. Empezaba con mal pie la Monarquía democrática de Amadeo I (1871/73), que habría de afrontar una realidad muy conflictiva. El rey, quizá por su carácter tímido no consiguió ganarse la simpatía popular ni fue aceptado por la oligarquía, que le identificaban con la democracia y el desorden social y apoyaba la restauración borbónica en la persona de príncipe Alfonso de Borbón. Los republicanos no aceptaban la monarquía democrática. Los carlistas se levantaron en el País Vasco y Navarra, y en Cuba se había iniciado en 1868 el levantamiento independentista. Las guerras trajeron consigo las impopulares levas y el aumento de los impuestos, agitando aún más la vida social y política española. El movimiento obrero, desarrollado al amparo de las garantías constitucionales, atemorizaba a las clases medias y altas. Los propios partidos que sustentaban al régimen se distanciaron y, tras la muerte de Prim, hasta los progresistas se escindieron. Ante este panorama, el rey abdicó en febrero de 1873. Esa misma noche se proclamó la República (1873/74), en el Congreso, aunque éste no tuviese atribuciones para tomar esa decisión que contravenía la Constitución y aunque los republicanos fuese minoría; no había otra alternativa.
La prensa satírica tuvo importante desarrollo en la época. Entre las revistas con más difusión, destacó “La Flaca”, subtitulada revista liberal y anticarlista, cuya vida se prolongó entre 1869 y 1876, precisamente el Sexenio Democrático, momento en el que las libertades, en particular las de prensa, permitieron el desarrollo de este tipo de publicaciones. El carlismo, el fraude electoral y el caciquismo, la jerarquía católica, la guerra de Cuba y, en general, el gobierno, fueron los objetivos de sus críticas.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Por qué el trono de España estaba vacante? Y a qué época corresponde la caricatura? Y una última pregunta.. Qué quiso expresar el caricaturista al realizar el dibujo? Por qué?

Anónimo dijo...

Qué ocurre en la escena? Quiénes se presentan como candidatos?

Gema Gómez Díaz-Caneja dijo...

Lo que se describe en el comentario. Los candidatos son los personajes enumerados (ya sé que es un rollo, pero para enterarse hay que leer el texto...:)

Gema Gómez Díaz-Caneja dijo...

El trono estaba vacante porque la Revolución de 1868 había destronado a Isabel II. La caricatura se publicó en 1869, durante el Sexenio Revolucionario, en el Gobierno Provisional.

Anónimo dijo...

Gema, por que aparece el embajador olozága detrás del cartel, es que a los progesistas les interesaba encontrar monarca para España?

Gema Gómez Díaz-Caneja dijo...

Había participado desde París, donde estaba exiliado, en la organización de La Gloriosa. Posteriormente, como embajador en aquella ciudad, colaboró en la búsqueda de un rey. Y, sí, los progresistas buscaban un rey por Europa. Los que no querían un rey eran los republicanos. Los unionistas tenían su candidato: el duque de Montpensier.

Andres Gonzalez dijo...

No importaba mucho los votos al final el era el que decidía a quien ponían como rey.